Las pequeñas cosas del sueño.

Bajar del sueño a la pura realidad, debo decir pura o aburrida, depende, hay quien necesitamos de un pellizco para ver que estamos despiertos, un ensueño, una realidad de ensueño, como una película con sus cortes de acción. Nos avisan los sueños que aveces se pueden volver realidad y eso se vuelve una pesadilla en la vida. Porque la ficción,la mentira se vuelve una realidad, Hay que saber lo delgada y breve que es la linea de la vida a la del sueño, de hay que hay gente que vive en sueños. Y sueños nos lo hacemos hasta despiertos y es que esos no se han levantado nunca de la cama, ni si quiera haber abierto los ojos.

Hay que saber la diferencia del que vive una vida de sueño o de ensueño a los que que están dormidos en vida. No sueñan porque están muertos, es la vida, sin sangre ni Alma. Es el que nunca pudo saber realizar su vida con una buena cena, conversación o película… . En definitiva los placeres de la vida, el presente en su punto de sal, de fuerza y felicidad, hasta dulzura de un chocolate que supera a las de las mil y una noches, entonces que breve el sueño y reconfortante el de esa vida dulce de ensueño y sabía como perro sabio o como el que vive en el amanecer de las edades, en paz y con el sol en el corazón. Que breve la línea del sueño, del hermoso y suave ronquido, como suave respiración, prolongación de nuestra vida diaria y esos cigarros que tan bien nos han sentado.

Estoy dormido o despierto, amiga pellizcame por favor.

 

Otra verdad del sueño es cuando no podemos escapar de el,no tiene que ser una pesadilla,ni mucho menos sufrir, es cuando lo bueno perdura, podemos estar dormidos o no, despiertos, a lo mejor no hay diferencia.

Tumbado en el campo puesto a descansar pasaba sobre mi, desde las alturas me atrapaba , el cálido manto rosa del sueño, cruzaba por mi como la noche del cielo con sus estrellas, el bello, silencioso y misterioso universo. Hay se encontraban todos los corazones alados que como acariziandome me susurraban que estaba seguro, en la certidumbre que podía sentir y ver más o menos real que estaba en la gloria, que ya nunca más debería sentir miedo prácticamente y realmente por nada. El sueño me devolvió la verdad y es que no estaba dormido, estaba despierto en el campo enredados en la intimidad de nuestros cuerpos desnudos, haciendo el amor, tan suave y placentero que era mejor que un sueño. Estabamos desnudos mi novia y yo haciendo el amor. Al día siguiente todo empezaba de nuevo y surgió el sueño de quedarnos dormidos.

El sueño y la realidad son las dos caras de la misma cosa.

 

Otra realidad del sueño, es el sueño de la libertad, nuestra autonomía, la flecha del sueño. Me pregunto qué corre más nuestra libertad o el sueño, menos mal que la libertad pero sin dejar de lado el sueño; es que no es tan fácil, la libertad es más difícil, el sueño está más cerca de nosotros, nos sirve de colchón, el sueño es la estela de la flecha.

Me asomó al molde de las ideas de platón, el lo veía como principios de creación o creaciones, y no se si llegaría a ver que todos los que se den,vienen y van de la nada, a un nido de plumas puro, amado y desierto con oasis de aguas cristalinas como el Alma, como el otro mundo “quizá sea nuestro ataúd compartido y el encuentro y reencuentro con nuestros seres queridos” en definitiva la idea de un sueño que rompe el molde, va de la vida del ave que echo a volar. La verdad es que todo lo figurado, pero no podemos seperalo del horizonte de nuestras pestañas, porque lo figuramos nosotros mismos con nuestra conciencia y pensamiento. A lo mejor lo que rompe esa  cárcel de nuestro pensamiento es la flecha que se clava y del ideal y el sueño despertamos a los sentidos y así ser conscientes de lo que sentimos y lo que somos.

Estoy enamorado pero me falta la amapola azul, ese mismo ideal pone freno y nos engaña en nuestro amor, hay que darle alas de transparencia y de no cadena de creaciones sino la nada hasta la siguiente creación y digo nada no porque no parta del pasado sino por la libre creación, sentir o el ideal de nuestro ahora presente. Hay que quitar todo lo posible del disfraz al ideal: tantas cosas que pensamos de algo y añadimos por embellecer la cosa que al final nos equivocamos, es la cosa en cuestión, diferente a lo que es y en verdad tiene o debe tener sentido. Ese ideal o belleza debe estar muy en la epidermis de la realidad.

La verdad que no podemos separar la figuración como el juego y movimiento de nuestras vidas pero si de la configuración que es lo que tiene las maquinas, que ni piensan, ni sienten. También es verdad que hay algo configurado en todos, de alguna manera en nuestra manera de ser, ¿quien se conoce del todo a si mismo?, pues no hay tal que se conozca tanto, la diferencia es que la vida, el humano siempre crece, va hacia delante y eso es libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s